Hotel Imperial Valladolid

tfn +34 983 33 03 00
contacto@himperial.com

Calle Peso, 4 · 47001 Valladolid · España

Reservas-Hotel-Imperial-Valladolid-Web-oficial-el-Mejor-Precio.jpgHotel_4_estrellas_valladolid.jpg

Ruta por las iglesias del centro de Valladolid

Ruta por las iglesias del centro de Valladolid

Nuestra querida Valladolid es un museo a pie  de calle y uno de sus grandes atractivos es la gran cantidad y variedad de iglesias y conventos que pueblan sus calles. En su momento de máximo apogeo, que tuvo su culmen en la proclamación de la ciudad como Capital del Reino de España, Valladolid fue lugar de clérigos y nobles, siendo numerosas las iglesias, conventos y palacios que se construyeron en ella.
 
Mapa Ruta de las iglesias de Valladolid
 
Esta ruta de las iglesias recorre a lo largo de 2,5 km, once de los templos más destacados del centro de Valladolid. Es muy agradable de hacer en verano, cuando el calor aprieta, ya que el “peregrino” va a poder refugiarse y refrescarse en cada una de las iglesias al tiempo que disfruta de todo el encanto de las calles de Valladolid.
 
Lo mejor de alojarse en el hotel más céntrico de Valladolid, es que uno apenas sale por la puerta, y ya se encuentra, a mano izquierda, con la primera iglesia de nuestra ruta. Hablamos de la iglesia penitencial de Nuestro Padre Jesús Nazareno (sede de la cofradía de igual nombre). Abierta al culto en 1676 un incendio en su interior y la remodelación del trazado urbano en el siglo XIX la cambiaron notablemente, siendo la fachada actual de ladrillo y estilo neorromántico.
 
En la calle pasión (que nace de la propia plaza mayor), nos encontramos en un primer término la que fuera iglesia Penitencial de la Pasión, hoy sala Municipal de Exposiciones; mientras que al final de esa misma calle se sitúa la iglesia del Monasterio de San Joaquín y Santa Ana. Desde ésta avanzaremos hacia el sur por la calle María de Molina y en 3 min, a través del centro comercial Las Francesas, llegaremos a la iglesia Las Francesas (también Sala Municipal de Exposiciones) situada en la calle Santiago y muy cerca de la iglesia de Santiago Apóstol, sede de la cofradía de las siete palabras, y que alberga en su interior destacadas obras, en especial su retablo mayor y la talla del Cristo de las Mercedes.
 
Avanzando hacia la plaza Mayor al fondo divisaremos las imponentes torres del Monasterio y la Iglesia de San Benito el Real, que se alza sobre el solar del antiguo Alcazarejo y la muralla medieval, donados de Juan I en 1930 a la orden benedictina. La iglesia nueva se comenzó en 1499, y su característico pórtico data de 1569 por obra de Rodrigo Gil de Hontañon. Desde aquí y avanzando por el lateral izquierdo del Mercado del Vall, llegamos hasta la iglesia que la Cofradía de la Santísima Vera Cruz encargó en 1581 a Pedro de Mazuecos el Viejo. Además de la belleza de su fachada, lo más destacado son las imponentes tallas procesionales  de Gregorio Fernández y Andrés Solanes que alberga en su interior.
 
Hacia la parte posterior del templo y a través de la calle Felipe, desembocamos en la Plaza de San Pablo, en donde gozaremos de una de las mejores estampas de la ciudad, la imponente fachada de la iglesia de San Pablo. Templo en el que fue bautizado Felipe II. En sus alrededores podremos visitar el Museo Nacional de escultura, la casa Zorrilla y el Palacio de Pimentel sede de la Diputación Provincial.
 
Desde San Pablo y dirigiéndonos hacia el este por la calle Angustias llegaremos hasta la iglesia de las Angustias, construida en 1597 con una fachada inspirada en la catedral de Valladolid. Sede de la cofradía del mismo nombre en su interior se guarda la imagen de la quinta Angustia, obra maestra de Juan de Juni.
 
Detrás de este templo se encuentra la preciosa iglesia de Santa Maria de la Antigua (emblema de la ciudad), iglesia gótica del siglo XIV, ubicada sobre la antigua capilla del palacio del Conde Ansurez, y declarada Monumento Nacional en 1897. Su estructura de tres naves con ábsides es propia del románico mientras que las bóvedas son de crucería de estilo gótico.
 
Junto a la misma podemos contemplar la parte posterior de la Catedral de Valladolid, cuya construcción se inició sobre el solar de la antigua colegiata en 1527. En 1580 Juan de Herrera proyecto un templo de tres naves y crucero, no terminado. En 1596, por voluntad de Felipe II se le otorga la categoría de Catedral, y ya en el siglo XVIII, Alberto Churriguera retoma el esquema herreriano y le da su propia impronta barroca. Los problemas de cimentación, la escasez de recursos y el regreso de la corte de Valladolid a Madrid en 1606, condenaron el proyecto original de Juan de Herrera del que apenas se ejecutó el 45-50%.
 
En este punto finalizaríamos la ruta propuesta por las iglesias de Valladolid, si bien son muchos los templos que no figuran en la misma, sí que están incluidos los más destacados. Esperamos que disfrutes tu visita. 


COMENTARIOS:

 


 

Escribe tu comentario